Translate

miércoles, 11 de mayo de 2016

Los Quijotes de los Ríos, por mi amigo Venancio Álvarez.

Hoy echando un vistazo por la mañana al facebook, leí una entrada relacionada con la pesca, que solo decía nada más que verdades, y de quien si no iba a ser este escrito que de mi amigo Venancio Álvarez López, experto y gran pescador leonés de truchas que vio mucho en los ríos, Así que le pedí permiso para poder publicarlo en El Ribereñu y el mismo me lo envío gustosamente para que lo publicase. Gracias Venancio.
Ahí va su escrito:

Los Quijotes de los Ríos.- Por Venancio Álvarez López.


Hace muchos años, cuando comenzamos a conocer los Ríos más cercanos a nuestro lugar de residencia, y cuando comenzamos nuestros primeros lances, salvo dos o tres lugares puntuales, (azucarera de Veguellina, y leche de Hospital de Órbigo), lo que se vertía al Rio por cuadras, desagües caseros etc. poco daño hacía, ese tema no se tocaba, había truchas en cantidad y de año en año no se notaba la merma, más bien creo que los ríos se recuperaban ellos solitos de las presiones lógicas de este deporte.
No hacía falta echar cubas de truchas de padres desconocidos...., ni dragar, ni quitar los refugios de las truchas, ni construir largos paseos y escolleras, y consecuentemente construir esas autopistas de agua que circula a velocidades que no permiten la vida de los invertebrados, tampoco hubo que regular los cupos que eran hasta de 25, después 12 y cada año decrecían hasta el estado actual de "cero" truchas, salvo las "bulas establecidas incomprensiblemente".

La presión de pescadores sin embargo fue en aumento, el nivel alcanzado contribuyó a tener medio propio de locomoción, nos desplazamos por toda esa geografía fluvial, llegaron detergentes y quedaron atrás los jabones mucho menos dañinos, las grasas minerales de talleres mecánicos no se recogían, pinturas sobrantes y mil substancias nocivas convirtieron en pocos años aquellos vergeles en lodazales donde disminuían las truchas alarmantemente, las invasiones de peces raros foráneos, las aves que cazan fuera de su habitad........y todo esto a la vista de una Administración que consiente y mira para otro lado, solo se nota que están ahí, en los comienzos de una nueva temporada para publicar esas Normas que han propuesto grupos interesados en los Consejos de pesca, estas entraban en un pequeño folleto, ahí estaba todo y para todos ya que ninguna modalidad de pesca se había eliminado e impedido acceder al río......mira por donde a pesar de esta injusticia se notó que a pesar de ya no estar en el río, las truchas siguen en franca regresión.
Este año me he encontrado con pescadores no tan viejos como yo...mucho más jóvenes y de reconocidos conocimientos prácticos y teóricos adquiridos en muchos años atrás que lo han dejado, y se puede observar como las licencias han disminuido a pesar de muchas ser gratuitas.

Basura en la margén del Río Arlós.
Cuando escribo esto, me doy cuenta que muchos no les importa, solo cuatro "locos" que al estilo de nuestro insigne Caballero D. Quijote, rompen sus lanzas contra poderosos "gigantes".
Quizás vemos de diferente forma estos problemas?.
No vemos como espada de Damocles pendiente de un hilo, nos acecha el peligro de un triste final al que llegaremos sin remedio si no se establecen fuertes medidas para los infractores, sean pescadores, ayuntamientos, y establecimientos donde......, una vigilancia eficaz, que deje pescar.....pero tenida para quien no cumpla.
Donde vamos, a donde nos dirigimos.......creo que si seguimos como ahora, perderemos todos la ilusión de ejercitar este deporte, de perder una economía basada en nuestra riqueza piscícola....perdón eso ya se perdió casi totalmente.
Es triste estar en cabeza y ser ahora el colista, nos lo hemos ganado a pulso, nos merecemos esto?, quien es el culpable....no creo que solo sea la Administración, ni los pescadores que no han sabido exigir sus derechos.....nos hemos convertido en pasotas y pasamos.....alguien vendrá que arreglará todo, pero para eso hay que tener en los puestos de Dirección personas solventes con grandes conocimientos e ilusión de cambio de muchas cosas.......

……………………………………………………………………………………………………………………………

Deseo dedicar este pequeño artículo escrito hace más de un año:

Venancio y su amigo Simón Calderón.
Los Quijotes de los Ríos a :

Todas esas personas que durante años han defendido y defienden incansablemente la salud de Nuestros Ríos, de nuestras aguas y de la Naturaleza que la rodea.
Que defienden el estado primigenio de su estado, sin intervenciones que han hecho tanto daño, eliminando defensas naturales, usando el hormigón para crear otros cauces antinaturales, donde ni viven los invertebrados ni las poblaciones piscícolas.
Que siempre han estado en el lado opuesto a la creación de Centrales, o mini-centrales eléctricas que solo persiguen su propio beneficio a costa de generar daños al río con caudales menores de los llamados ecológicos, y con subidas y bajadas continuas de nivel que perjudican a las poblaciones piscícolas y a los pescadores.
A los que no comprenden cómo se ha podido cambiar tanto a nuestros queridos Ríos que ahora contienen especies diversas que nunca existieron en sus cauces, otras proveniente de repoblaciones que nunca debieron hacerse, otras que metieron en nuestras masas de agua a cangrejos con Afanomicosis y que contagió a los nuestros que terminaron desapareciendo.
A los que llevan muchos años haciendo su labor en favor de este deporte y de un Gestión eficaz, desde Revistas y Publicaciones de ámbito Nacional.
A todas las Sociedades implicadas en busca de lo natural y se dejen de intervenciones que ya hemos visto como perjudiciales.


Asociación PescaLeón, de la que somos socios.
A todos los "Caballeros del Río", que con su ejemplo predican, lo que debe ser nuestros estilos de pesca, protegiendo a la que nos divierte, protegiéndola y practicando una pesca sostenible.
Por todo eso y porque deseamos sigan adelante incansables, animando a los demás y enseñando con su experiencia y conocimientos lo que está bien y lo que nunca más se debe hacer.
Será una lucha larga, una gran batalla la que hay que dar.....pero convenciendo con el ejemplo y la palabra, tener en cuenta que muchos ojos os miran y están pendientes de vosotros, en este terreno difícil, llevaremos más de un trompicón moral, no olvidemos que D. Quijote "El caballero de la triste figura" en su locura defendía lo que en su mente creía ver......nosotros aspiramos defenderemos el bien de nuestros Ríos siempre, porque creemos en su regeneración y aunque algunos nos insulten y nos tilden de locos.



Que falta haría en esto de la pesca más gente como Venancio, si eso fuera así igual otro gallo (de León), cantaba.

Saludos!

4 comentarios:

  1. Muchas Gracias Hugo Suárez, por darle a este pequeño escrito un lugar donde sin duda, lo leerán muchos pescadores. Mi intención al redactarlo ha sido el que todos nos imaginamos, velar por nuestro Deporte, ya que sin truchas o unos Ríos sucios y poco cuidados terminaran con la "gallina de los huevos de oro" y pasarán a ser historia, a la vez que habremos dilapidado un Gran tesoro.
    Tu blog es una gran plataforma y me siento orgulloso de que mis humildes letras, puedan estar aquí, donde sin duda se ensalzan.
    Nunca mejor este artículo, que este año que se celebra la muerte de D. Miguel de Cervantes, autor de esta obra clásica de renombre mundial, que nos hace sentir orgullosos.
    Gracias a tí amigo, siempre a tu disposición.

    ResponderEliminar
  2. Las gracias te las doy yo a ti por brindarme tu amistad y tu sabiduría, el honor es de mi blog por poner unas letras como las tuyas, tan sensatas y verdaderas, y gracias a todo PescaLeón por acogernos como lo hicisteis. Espero estar a la altura y corresponderos como os merecéis. Un gran abrazo amigo mío.

    ResponderEliminar
  3. Nuestro amigo Venancio es un Maestro de la caña y de la pluma, pero además es un defensor de los ríos y lo peces. Buen artículo compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lachis, el escrito de Venancio dice todas las verdades, y como no se ponga mano a tiempo, nos quedaremos sin nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar