Translate

martes, 11 de agosto de 2015

Gracias a mi primera caña

Hola a todos amigos. En esta nueva entrada quiero hacerle mi particular homenaje a mi primera caña. Esa que me metió en el gran vicio y pasión de la pesca.
Esta no es una caña cualquiera, bueno para el resto si, fijo que será hasta mala, pero para mí es muy especial. Fue mi primera caña.
Con tan solo cinco o seis años acompañaba a mi hermano y mis primos a un río cercano a la casa de mi abuela, el riu de ente´l Molín, como lo conocíamos nosotros, (en verdad era el Río Andallón), a por pescardos, (piscardos), para luego echarlos en el lavadero de la casa, en el cual estaban pues en verdad, hasta que los gatos los localizasen.... Al principio íbamos todos con un trozo de sedal un pequeño anzuelo y una vara de avellano, hasta que un día, vi bajar a mi padre del desván de mi casa con una pequeña y vieja caña roja, con el mango azul, de la marca COPESCA, sin carrete, y con aspecto de llevar bastante tiempo "aparcada". Me la entregó y me dijo: -toma, a ver si nos traes la cena, jeje. Yo contaba solo con cinco o seis años, pero me acuerdo perfectamente, me hizo yo creo una de las mayores ilusiones de mi vida, ya tenía mi caña, ya me sentía "todo un pescador".


Pues parecerá mentira pero con esta caña saqué mi primera trucha. Fue ese mismo verano, un día en la que mis padres, tíos y abuelos estaban en el prado por donde pasa el río recogiendo la hierba seca después de haberla curado, y yo pues estaba a lo mío... "enredando" con la caña. Con un trozo de nailon, un anzuelo, el merucu y mi pequeña caña nada más.  La posé en un pozo del río (tampoco es que sea un río muy grande) mas bien un reguero. Y cual fue mi sorpresa que tras unos minutos observe que se movía la puntera y se levantaba la parte trasera, levanté la caña y ahí estaba una truchina. La primera trucha de mi vida. Con esa caña vieja que no se cuantos años tendrá ya, pero que para mí es especial por que fue la primera. Son estas cosas que aunque seas pequeño no se olvidan.


La caña la conservo como una más. Todavía voy con ella a recordar viejos tiempos para coger algún pescardin a caña y echarlo en el lavadero.
Quería rendirle este pequeño homenaje por que gracias a ella me enganche a la pesca.
Saludos amigos!!

2 comentarios:

  1. Cuanto cariño se le coge a esas cañas, que mejores o peores, te han dado esos primeros momentos de satisfacción. Yo empecé con una de bambú y en un traslado la perdí...cuanto lo sentí. Consérvala que cuanto más tiempo pase más valor le darás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo un cariño enorme, todabía la utilizo, la guardo como una autentica reliquia ya que gracias a ella me enganche a este mundo siendo muy pequeño. Una pena lo de tu caña de bambú la verdad esas cañas son únicas pero los buenos recuerdos no se pierden. Un saludo amigo

    ResponderEliminar